¡VIVA ZAPATA! CINE DE ACCIÓN REVOLUCIONARIO. Por Yoelis Rossó Martín.

07.03.2015 10:31

                

                La película estadounidense de 1952 ¡Viva Zapata! fue dirigida por el director Elia Kazan y nos adentra en el México revolucionario con fuerza.

                Emiliano Zapata (interpretado por Marlon Brando) forma parte de una delegación que se entrevista con el presidente Porfirio Díaz para informarle del trato injusto que su gobierno da a los campesinos favoreciendo a los terratenientes que les habían quitado sus tierras. El presidente los trata con poca consideración y los despide. Ante esta actitud Emiliano decide iniciar una revolución en el Sur de México, no sin ciertas reticencias para conseguir a la mujer amada. Al mismo tiempo Pancho Villa hace lo mismo junto al dirigente reformista Francisco Madero.

                La rebelión triunfa y Porfirio Díaz es derrocado. Este fue reemplazado por Madero, un ingenuo que entrega su cuota de poder al general Huerta, quien pronto lo ejecutará. Los nuevos gobiernos siguen el mismo camino corrupto y egoísta de los anteriores. El propio hermano de Emiliano (Anthony Quinn) se presenta como un dictadorzuelo que toma posesión de lo que quiere y cuando quiere, sin ningún respeto a la ley. Tras el derrocamiento y exilio de Huerta llega un nuevo dirigente, Carranza, que toma la presidencia y derrota a Pancho Villa. Zapata seguirá los pasos del vencido hasta morir en una emboscada.

                En la película se defiende una revolución liberal y campesina, donde un grupo de hombres del campo luchan por sus derechos más concretos, sus tierras y la igualdad de todos, rechazándose los idealismos más peligrosos.

                Al final de ¡Viva Zapata! el caballo blanco significa que Emiliano se había reencarnado en él tras su ejecución, simbolizando la libertad, la generosidad y la valentía de Zapata, accesible a todos aquellos que quieran luchar por sus derechos. 

                            

Contacto