THE AMERICANS (SERIE DE TV)

29.07.2014 16:29

 

    Con el conflicto por Crimea hace unos meses, en el que se enfrentaron EE. UU. y Rusia, se volvió a hablar de una "nueva guerra fría”. Hay una serie de actualidad muy bien ambientada en esta época anterior a la caída de la URSS, aunque como cualquier drama histórico hay cosas que se exageran para captar la atención.

    The Americans es una serie de televisión del canal estadounidense FX creada por Joe Weisberg (ex agente de la CIA), y está ambientada en Washington D.C. durante la década de los 80. Philip Jenning (Matthew Rhys) y Elisabeth Jenning (Keri Rusell) viven bajo una aparente normalidad, tienen dos hijos y una agencia de viajes, pero esto sólo es la tapadera que tienen que compaginar con su verdadero trabajo, espías del KGB dentro del Directorio S, por lo que pueden realizar cualquier acto con tal de beneficiar a la Madre Patria.

    Stan Beeman (Noah Emmerich) es el “antagonista” de la familia Jenning, es su nuevo vecino que acaba de terminar una misión especial y se incorpora a trabajar en el FBI en Contraespionaje, cosa que aumenta el nerviosismo en el matrimonio de espías.

    En este momento de la Guerra Fría todavía había más sangre que tecnología, aunque EE. UU. comenzaba a sacar ventaja en el ambito tecnológico a la Unión Soviética, que no podía seguir su ritmo de crecimiento. Ronald Reagan, el presidente de Estados Unidos, quería destruir a su enemigo con un colapso económico aumentando el presupuesto en defensa.

    En la serie se recrean algunos hechos que ocurrieron en la realidad como el intento de asesinato de Reagan, Polonia procurando librarse del comunismo, la carrera espacial entre ambos países, la guerra de Afganistán, el entrenamiento de tropas anti-sandinistas…, hechos que toman un segundo plano pero que son importantes en el desarrollo de las misiones.

    Una de las cosas más llamativas de esta serie es que no llegamos a clasificar a los dos bandos en buenos y malos, sino que conseguimos empatizar con ambos, incluso más con los soviéticos, tanto con la familia protagonista como con la Rezidentura, la embajada rusa en EE. UU., donde se llevan a cabo muchas actividades del KGB. Muchas de las escenas de acción de la serie ocurren por el motivo patriótico, porque en esta guerra todo vale con tal de salvar al país. Con ello observamos la débil situación económica de los soviéticos y la débil moral estadounidense.

    Una serie recomendada a la gente que le guste el mundo del espionaje y de la intriga. El encanto de esta serie viene marcado con las dobles vidas de los personajes y el ritmo pausado que tanto la caracteriza, ya que su calidad va siempre mejorando poco a poco.

    (Crítica de Víctor Hernández Ochando).

Contacto