¿EXISTIERON LAS ARTES MARCIALES OCCIDENTALES? Por Víctor Hernández Ochando.

09.06.2014 16:27

    La RAE define erróneamente  el concepto de Arte Marcial como "conjunto de antiguas técnicas de lucha de Extremo Oriente, que hoy se practican como deporte." No todas ellas proceden de allí, por ejemplo, el pankration o el pugilato creados en la Antigua Grecia.

    Desde la Antigüedad han existido guerras entre tribus y pueblos, las cuales se ganaron con algún tipo de estrategia. A veces sólo dispusieron de sus propios cuerpos y de lanzas o cuchillos, que pudieron perfeccionar hasta conseguir ser expertos en una serie de técnicas para su defensa, que originaron las diferentes artes marciales.

    A partir de los siglos XIV y XV, con la mejora técnica de las armas y la invención de las de fuego, el uso de las artes marciales decayó al ser menos eficaz para defenderse, aunque su valor cultural ha conseguido que perduren hasta la actualidad, especialmente las procedentes del Oriente Lejano como el Sumo o el Kung-Fu.

    En cambio no pasó lo mismo con las occidentales. La progresista mentalidad europea arrastró hasta el olvido y la dejadez los conocimientos de las culturas previas con tal de dar paso a otras mejores y diferentes. En cuanto surgieron las armas de fuego se adaptaron a ellas por su mayor potencia y eficacia a la hora de enfrentarse al enemigo. Como no se ha conservado algún sistema de lucha por completo, se han emprendido distintas investigaciones para completar su conocimiento.

    Casi todas las artes marciales occidentales se crearon como parte del entrenamiento militar y no se asociaron fuertemente a la religión o a la filosofía a diferencia de las orientales, que junto a estas tácticas realizaron rituales.

    Podríamos decir que las artes marciales europeas fueron desapareciendo a lo largo de la Edad Media debido al vasallaje, donde los grupos inferiores estuvieron en teoría protegidos y no necesitaron aprender técnicas de defensa (ni se les quiso enseñar). Solamente los guerreros las conocieron, debilitándose con la adopción de las armas de fuego. Por otro lado, en el continente asiático durante mucho tiempo, particularmente en zonas aisladas, las comunidades campesinas sufrieron agresiones y saqueos de otros pueblos (algunos nómadas), y no les quedó otro remedio que aprender artes marciales para protegerse.

    Que las artes marciales occidentales desapareciesen no significa que no fueran eficaces, sino que ya no eran útiles. Las más variadas y accesibles orientales han sido mejores, pese a que en la actualidad se sobrevaloren en Occidente por lo bien que se vende la misteriosa y exótica filosofía oriental.

Contacto