EVASIÓN O VICTORIA, LA HISTORIA VISTA DESDE EL FÚTBOL. Por Javier García Navarro.

14.03.2015 11:23

                

                La película Evasión o victoria, dirigida en 1981 por John Huston, arranca en un campo de prisioneros de la II Guerra Mundial para concluir en un campo de fútbol. Allí los alemanes retienen a muchos que les gusta jugar al fútbol y planean un partido entre los aliados y Alemania para ganarlo. La moral alemana subiría a costa de la de los ingleses.

                Muchos prisioneros tratan de escapar y aceptan el partido para conseguir mejor alimentación, ropa y alojamiento, además de para huir. Piden también la llegada de jugadores de la Europa del Este, cuyas condiciones son en extremo deplorables. Todos los jugadores comenzarán a vivir como un equipo a partir de entonces. A cambio los alemanes imponen el lugar donde se jugaría el encuentro (el parisino estadio de Colombes) y las normas de seguridad, altamente coercitivas.

                El fisioterapeuta del equipo, un canadiense interpretado por Silvester Stallone, consigue huir antes del encuentro a París, donde al final acepta participar en la huida de todo el equipo. Tendrá que retornar al campo dejándose apresar y jugar como guardameta.

                El día del partido la propaganda nazi se encuentra a pleno rendimiento. El arbitraje suizo está en contra del equipo aliado. En la primera parte encajan cuatro goles con malas artes. El locutor falsea por la radio los sentimientos de los asistentes.

                Llega el descanso y todo el conjunto aliado puede escapar por las galerías que conducen a su vestuario con la ayuda de la resistencia francesa. Pero la mayoría de los jugadores piensan que pueden ganar el partido. En la segunda parte lo consiguen con un gran esfuerzo, que hace enfervorecer al público en su favor, rompiendo las vallas y ayudándolos a escapar entre el gentío que invade el terreno de juego al grito de victoria.

                Entre los jugadores se cuenta un personaje interpretado por el gran Pelé, que representa un alegato contra el racismo de los nazis. Sería muy interesante estudiar la Historia a través del deporte, pues nos cuenta los hechos desde una perspectiva muy cercana.

                Imagen tomada de www.valenciafutbol.com

                    

Contacto