EL REINO DE GUATEMALA SE MOVILIZA CONTRA DRAKE.

14.03.2019 18:46

                En 1579, el imperio español de América se encontraba consolidado. Conquistadas las principales civilizaciones amerindias, se establecieron núcleos urbanos, se difundieron nuevas especies ganaderas, se sometió a un duro régimen laboral a las comunidades indígenas, se explotaron ricas minas y se tendió la ruta comercial de la Carrera de Indias de forma permanente. Felipe II, en vísperas de convertirse en rey del extendido Portugal, podía envanecerse de contar con notables recursos ultramarinos, capaces de respaldar su costosa política en Europa.

                Sin embargo, sus rivales apuntaron crecientemente contra los mismos. La Inglaterra de Isabel I lanzó entonces a sus corsarios. En 1579 consiguieron cruzar el estrecho de Magallanes y se lanzaron contra los puertos y naves españoles de la Mar del Sur. Estaban dirigidos por Francis Drake, que adquiriría una gran fama.

                El Pacífico español se puso en alerta y desde la Nueva España se tuvieron noticias de las depredaciones inglesas en la costa del virreinato del Perú. El reino de Guatemala se aprestó al combate. Sus oficiales regios fueron apercibidos y la Audiencia de la gobernación movilizó a los varones de las ciudades y de los pueblos de indios. A la junta de defensa se invitó también al obispo.

                Ante Drake, pues, se emplearon las fuerzas de las milicias indianas. Aquellos que estaban impedidos pudieron costear sustitutos. El ya longevo Bernal Díaz del Castillo, regidor de Santiago de Guatemala que había acompañado a Hernán Cortés a la conquista del imperio azteca, pagó por un soldado hábil que ocupara su lugar unos 200 tostones, las monedas de plata de peso irregular acuñadas en América.

                En vista de dificultades de este tipo, la Real Audiencia prefirió avanzar la suma de dinero para movilizar unos 200 hombres en lugar de recurrir por sistema a los beneficiarios de repartimientos, que en teoría deberían de concurrir a la defensa. Se hicieron naves para embarcarlos. Las comunidades amerindias les hicieron buenas lanzas y el maestro Juan de Buenaventura les fabricó piezas de artillería.

                Al final, se estimaron los gastos en más de 12.561 pesos. La expedición de Drake encareció los costes de la defensa imperial española, pero también acreditó sus recursos y energías.

                Fuentes.

                Archivo General de Indias. Patronato Real, 266, R. 15.

                Víctor Manuel Galán Tendero.

Contacto