A QUINCE AÑOS VISTA DE UN MAYOR VACIADO DE ESPAÑA.

25.11.2018 15:46

               

                En Geografía Humana se considera desértico el espacio con una densidad inferior a diez habitantes por kilómetro cuadrado. Muchas pensarán en el Sáhara. Sin embargo, más allá de lo climático, el desierto humano se extiende a la mitad del territorio español, donde tierras como Molina de Aragón alcanzan a duras penas los dos habitantes y medio por un kilómetro cuadrado que se antoja más extenso.

                Se dirá que el clima peninsular no es muy acogedor, se dirá que es la consecuencia irreversible del proceso de éxodo rural, se dirá que es lo que hay… De todos modos, el vecino Portugal no sufre el despoblamiento en la misma medida. Ya en España, las islas Canarias han conseguido superar en los últimos tiempos su baja población.

                Hay solución a día de hoy, aunque el problema se acrecienta preocupantemente. Cada hora la España rural pierde siete habitantes y los mayores del lugar no dejan el testigo a los mozos. Se debe abordar el problema ya, con claridad y decisión.

                El 24 de noviembre se realizó una Jornada sobre la despoblación en el Teatro Municipal García Berlanga de San Antonio (Requena), con participantes del mundo académico, de la administración y de la sociedad civil. No se trata de un problema de la alcaldía de turno o de la manía de un demógrafo ensimismado, sino de una cuestión que afecta a todos. Unir esfuerzos es muy importante. Así lo han hecho en esta Jornada el Centro de Estudios Requenenses, Rurable, Caixa Popular, Serranía Celtibérica, Fundación Lucio Gil Fagoaga, Serratilla de Utiel y Asociación Cultural de Amigos de la Venta del Moro. No es poco.

                La filosofía de la Jornada no ha sido la de reiterar algo diagnosticado por grandes especialistas, sino afinar tal diagnóstico para tratar de resolver el problema. Acotar el problema por provincias es engañoso, pues en la provincia de Valencia se encuentran comarcas muy variopintas demográficamente.

                Disponer de una línea meridianamente clara de trabajo ayuda mucho, y la elaboración de estrategias es esencial. Nos encontramos en vísperas de la negociación de la Política Agraria Comunitaria de 2021-27, esencial para ayudar al bienestar de las gentes. Así se planteó en la Jornada. La táctica sin estrategia lleva al desastre, según el clásico Sun Tzu.

                La importancia de las administraciones a nadie se le escapa que es fundamental, atendiendo a la realidad dispensada por la investigación. Leyes como las del Desarrollo Sostenible o la Dependencia deben aplicarse con tino, ajustándose a las circunstancias. La fiscalidad también debe de estar atenta al auxilio de las personas, no solo por vía de la subvención, sino también de la compensación por saldos de población negativos.

                La administración sirve a la ciudadanía, y es preciso acometer la simplificación de los trámites burocráticos, que desalientan a demasiados y a veces extravían las buenas intenciones consignadas en las leyes. Semejantes mecanismos son palancas para ayudar a las personas de la España vacía a mejorar su organización, e igualmente deberían servir a cambiar la mentalidad que equipara persona del medio rural con fracasado. La ciudadanía de tales áreas es esencial, y se debe de sostener a los jubilados que tanto hacen por la economía de plata, que aportan su trabajo voluntario y su experiencia en un sinfín de campos, al mismo tiempo que incentivar a los jóvenes a seguir viviendo en sus pueblos con la máxima dignidad. Si se consiguiera, la España vacía de hoy se convertiría en la juvenil España del mañana, capaz de acrecentar su rico patrimonio natural, histórico y humano.

                Víctor Manuel Galán Tendero.

Contacto